12 Mar 2018

Vehículos Autónomos

La introducción de vehículos automatizados
Los sistemas de automatización alguna vez sólo existían dentro del mundo de la ciencia ficción, poblando los sueños de generaciones de los fans de Star Trek, pero ahora estos sistemas se han acelerado espectacularmente en los últimos años, para formar parte de nuestra vida cotidiana. El desarrollo de las tecnologías disponibles para satisfacer las necesidades crecientes ha influido en esta aceleración, pero la “velocidad estelar” fue alcanzada con los desarrollos de Tesla o Google Cars (cambio de nombre y hoy es conocida como WAYMO), obligando a la sociedad a aceptar esta realidad y comenzar a adaptarse a ella. ¡Los fans de Star Trek ahora dirigen nuestros centros de investigación y desarrollo!
El resultado es que los vehículos automatizados están recibiendo una cantidad considerable de cobertura en las noticias en estos días y por una buena razón: una vez que son capaces de operar sin conductor (driverless), pueden crear nuevas capacidades en nuestra intensa vida para llevar a cabo muchas tareas diferentes. Y esas oportunidades están ocurriendo más pronto que tarde, como se demostró en los recientes Juegos Olímpicos de Invierno en Corea del Sur, donde se mostraron muchos sistemas no tripulados.

La oportunidad en los aeropuertos
En ese mundo de oportunidades que ahora se abre, los aeropuertos experimentarán una posición envidiable, ya que muchos factores que actualmente siguen haciendo lenta la implementación en las calles y carreteras, éstos factores no existen en la rampa. Los aeropuertos son ambientes privados, que establecen sus propias normas y reglamentos, por lo tanto, son capaces de adaptarse rápidamente a las nuevas tecnologías o conceptos. Los aeropuertos también son entornos controlados, donde las situaciones se pueden prever y será suficiente con un razonable nivel de complejidad en la automatización. Hoy en día, el conjunto de operaciones necesarias para un proceso de manipulación automática (excluyendo las operaciones de los aviones) podría llevarse a cabo con un nivel restringido 5 de automatización, mientras que el nivel 5 completo de automatización (automatización total para la conducción en carretera abierta) se ve aún alejado por varios años.

Vehículo automatizado: ¿Quién eres?
Un vehículo sin conductor es la coordinación de diferentes tecnologías, desarrolladas de manera concertada y optimizando la función y eficiencia de cada una de ellas. Ninguna de ellas es suficiente individualmente, pero todas son necesarias para asegurar el éxito de un programa.
Comienza con el propio vehículo. En el mundo del equipo de apoyo en tierra (GSE), debemos tener en cuenta que muchas limitaciones y temas específicos han impulsado el desarrollo de nuestras máquinas en los últimos 70 años. De velocidades específicas a cargas específicas a través de las alturas específicas o frecuencias, (casi) todo es específico en un aeropuerto. Desarrollar un producto GSE sin conductor (driverless) ciertamente requiere comenzar con un producto GSE existente para evitar el largo y doloroso proceso de descubrir problemas exclusivos de la rampa.
Pero, por supuesto, un vehículo sin conductor es más que un GSE. Incluye la robotización de la unidad, con un concepto de dirección y conducción por cable, sistema de frenos redundante y a prueba de fallos y un potente y redundante ECU; todo esto en conjunto con una computadora que supervisa la unidad y su entorno. Aquí el desafío es que cada tecnología en todas esas dimensiones evolucione a un ritmo muy alto. Cada año el “Consumer Electronic Show” de Las Vegas, por ejemplo, ofrece un nuevo conjunto de sensores, ECU o software…

Es una absoluta necesidad contar con un esfuerzo cooperativo de los líderes de la industria para seguir la pista de estas constantes evoluciones en el campo de la tecnología. En nuestro caso, la alianza estratégica entre TLD Y EASYMILE, en conjunto con especialistas de la industria electrónica, está permitiendo que nuestro proyecto autónomo se beneficie de investigación y desarrollo (R&D) de líderes innovadores en sus respectivos segmentos.
El tercer nivel de un vehículo sin conductor es el software de manejo de flota. Gran parte de la inteligencia del sistema consistirá en la capacidad de las máquinas para interactuar con su entorno y optimizarlo. El sistema de supervisión es la piedra angular de esa interacción, recogiendo las necesidades operacionales, las condiciones de la flota y las limitaciones del entorno, lo que los convierte en la mejor solución posible para el operador, en cada paso del proceso.
Por último, un vehículo sin conductor es mucho más que una máquina. Se trata de la aplicación del programa. Hacer una recopilación de los diferentes participantes, anticipando los obstáculos o los cambios necesarios, y administrando e implementando el proyecto para asegurar una transición sin tropiezos es quizá tan importante como la propia máquina. Aquí, para TLD Y EASYMILE, las experiencias de más de 100 vehículos sin conductor implementados en más de 20 países, está haciendo la diferencia.

Entonces, ¿qué vendrá después?
Ya existen en los aeropuertos los vehículos de transporte de pasajeros sin conductor. El vehículo EZ-10 ya está moviendo tripulaciones o trasladando a personas de una terminal a otra, evitando así el impacto que genera la infraestructura de un tren. El TractEasy de TLD, un tractor equipajero sin conductor desarrollado conjuntamente entre TLD Y EASYMILE, iniciará sus operaciones en el verano de 2018. Permitirá llevar el equipaje desde la terminal hasta el área del avión, pero aun excluyendo la aproximación final a la aeronave.
Este último paso, de operar automáticamente hasta la aeronave, requerirá nuevos avances y es probable que sólo traiga consigo ahorros limitados, ya que los operadores tendrán que seguir cargando el avión… al menos por el momento.



TLD © 2020 All rights reserved